Nuestro primer objetivo fue realizar el sendero de la Loma del Pliegue Tumbado, una de las caminatas mas famosas y exigentes que tiene El Chaltén. Los invitamos a acompañarnos en este post con todos los detalles.

La Loma del Pliegue Tumbado – El Chaltén

Es la única caminata en la que no se atraviesa un valle, sino que se eleva sobre ellos en busca de la mejor panorámica de toda la zona. Son aproximadamente 12 kilómetros a realizar en unas 4 horas logrando una altura de unos 1500 metros sobre el nivel del mar.
Se va en subida constante y se atraviesan pastizales, bosques y cerros y culmina con una mirada panorámica desde el sudoeste del parque nacional en donde se puede apreciar el cerro Torre, el Chaltén, las lagunas, los glaciares, los valles e incluso el Lago Viedma.

El sendero paso a paso

Se accede desde el sur de la ciudad a través de la entrada al Centro de Visitantes Ceferino Fonzo del Parque Nacional, mismo inicio de los senderos del mirador de los cóndores y las águilas. En una tranquera tomamos a la derecha e iniciamos el camino, el cuál esta debidamente señalizado en todo momento.
El primer dato interesante es que el camino va en constante subida. No son muy abruptas pero las piernas lo van sintiendo. Otro dato es que en gran parte del sendero el camino es descubierto, por lo que tanto el viento como el sol se va sintiendo.
Después de una hora de subida se recorre una planicie denominada Pampa de la Carreta desde donde se visualiza hacia un lado el lago Viedma y el cerro Huemul, y hacia el otro la cadena montañosa con el cerro Torre y Chaltén entre otros. También el camino esta habitado por varias vacas salvajes, que en caso de que se les interpongan deben respetar y esperar a que decidan hacerse a un lado.
Pasada la planicie llega el momento de atravesar una zona de bosque, también en subida pero ya sin el rayo del sol pegando. Tuvimos la suerte de ver alguna liebre y escuchar diferentes aves.
De repente, el paisaje cambia abruptamente y se llega a otra planicie desde donde tenemos la primer panorámica de los cerros para ya adentrarnos en la última y agotadora subida en una superficie cubierta de piedras.
Desde acá se empieza a sentir un impresionante viento que si te descuidas te tira al piso. En esta parte les espera hora y media de subida lenta hasta llegar al glorioso mirador en donde al menos nosotros nos quedamos tres horas comiendo, tomando mates y disfrutando el paisaje.
El regreso se hace un poco más fácil y rápido aunque en la bajada las que sufren son las rodillas.

Nuestros consejos para ustedes

Después de haber realizado este sendero les dejamos unos breves consejos

  • Llevar ropa cómoda y abrigada. En el primer tramo pueden sentir calor, pero en la cima hace frío y hay muchísimo viento. Recomendamos campera térmica antiviento, gorra, lentes.
  • Lleven consigo protector solar ya que van a estar expuestos casi constantemente.
  • Los tábanos y moscardones nos acompañaron casi todo el camino. Si tienen algo que los repela, pónganse.
  • Salgan temprano para poder disfrutar un largo rato del paisaje una vez que llegan. Nosotros arrancamos 8.30hs de la mañana y volvimos a la ciudad cerca de las 19.30hs.
  • Como en todas las caminatas, el calzado es fundamental. No escatimen que son muchas horas de caminata y llévense algo cómodo y de treckking. Unas curitas por si salen ampollas nunca vienen de más.

Algunas imágenes

Siempre la sensación de estar ahí va a ser mejor que cualquier foto o video que podamos compartir. Pero les dejamos algunas postales de nuestro recorrido:

Cualquier duda o pregunta dejen sus comentarios!

Saludos
Mati y Ro

Dejá una respuesta